es-ESen-US

Buscar Artículos


Archivo

 

Categorías

 

Etiquetas


Suscribirse al Boletín

5 iniciativas empresariales para participar del Día Mundial del Medio Ambiente

5 iniciativas empresariales para participar del Día Mundial del Medio Ambiente

El lema para celebrar este año el Día Mundial del Medio Ambiente es simple: “Si no puedes reusarlo, recházalo”. Está enfocado a que participemos del movimiento mundial contra el plástico. Como individuos, como empresas y como sociedad, todos estamos llamados a tomar conciencia y romper con esta relación autodestructiva, la cual la ONU representa en el video promocional de la campaña:

Por eso, hemos decidido compartir 5 sencillas iniciativas que pueden implementarse a nivel de empresa para contribuir con ese granito de arena que todos debemos aportar:

1. Eliminar los plásticos de un solo uso. Hoy, luego de tantos años de haber sido creadas las 3R (reciclar, reducir, reutilizar) y sus “sucesoras”, siguen estando vigentes más que nunca y es importante prestar especial atención a la “erre” que simboliza RECHAZAR. Esta línea de pensamiento invita no consumir aquello que tarda 5 minutos en usarse y 100 años en degradarse. Se tienen muchos ejemplos alrededor: Bolsas plásticas, vajilla desechable, botellas plásticas de agua, removedores de café, tapas para bebidas calientes. Las empresas pueden sustituir estos productos por similares que estén fabricados de fibras orgánicas, o bien, dejar de suministrar estos productos a sus colaboradores del todo. Al final es cuestión de hacer un pequeño esfuerzo y comprender que realmente no son necesarios.

2. Hacer campañas para incentivar a que se usen “reutilizables” Una buena táctica es promover el uso de productos reutilizables en lugar de desechables, a través de campañas de concientización internas. El truco está en lograr que las personas se sientan motivadas a tener su propia taza para el café, o su propia cantimplora de agua. En definitiva, eso es más higiénico, más saludable, más inteligente y con más estilo. No olvidemos que los plásticos de un solo uso nos los han vendido como la solución a un problema que realidad nunca hubo, siempre aduciendo a un tema de practicidad. Pero el costo ambiental que hay que pagar es sumamente alto. “Tenemos la obligación moral de cambiar el futuro con lo que hacemos ahora” -Orson Scott Card

3. Fiestas sí, basura no. Usualmente nos gusta decorar para celebrar cumpleaños o festejar alguna efeméride, sin tomar conciencia que muchos de los artículos decorativos están hechos de plásticos o de otros productos contaminantes. La celebración es cuestión de horas, o en el mejor de los casos unos cuantos días, pero luego de eso, todo va a dar a la basura. Piénselo, existen opciones más amigables con el ambiente en el mercado. Es cuestión de ser consientes a la hora de comprar, o ¿por qué no? reutilizar las decoraciones si es posible, nos ahorraría el tener que desecharlas.

4. Reciclar es cuestión de números. No todos los plásticos son reciclables. Aunque sigue siendo una excelente idea tener un programa de reciclaje en la empresa, este no tendrá el impacto deseado si se hace mal. Debemos cerciorarnos de que nuestra población conozca y entienda la clasificación de los 7 tipos de plástico que existen. Es importante que los plásticos que vayan a parar al recipiente de reciclaje sean solamente aquellos que son reciclables, esto puede ser un paso previo a su disposición, o bien, posterior a esta, si se cuenta con el personal que realice la separación. Y recuerda, a menor sea el número de la clasificación del plástico, más utilizado es, y más fácil de reciclar también.

5. Un paso a la vez. Hacer tantos cambios radicales de la noche a la mañana puede resultar abrumador y es contraproducente si lo se quiere es sumar a más individuos a que cambien de mentalidad. Al fin y al cabo, cada pequeño logro se convertirá en un escalón para esa gran victoria. No es necesario hacerlo todo ya, ni es necesario hacerlo bien todas las veces, lo único que realmente se necesita es hacer algo. Una propuesta es ir implementando los cambios un paso a la vez. Déjeme tomar el ejemplo de los plásticos de un solo uso y mostrarle cómo funciona esta propuesta a través de 3 sencillos pasos:

 

  • PASO 1. Enfocarse en eliminar un único artículo en lugar de todos resulta mucho más efectivo. Elija cuál será la primera víctima del Top-4 de contaminantes: bolsas, pajillas, tapas de café o botellas. Luego solo enfóquese en eliminarla de primero, antes de avanzar al siguiente.
  • PASO 2. Intente hacerlo por períodos cortos para iniciar. Así puede implementar que la semana entrante será “semana libre de botellas plásticas”, y luego valora cuán fácil o difícil fue lograrlo para decidir qué se debe hacer luego.
  • PASO 3. ¡Simplemente reduzca! Si siente que no puede eliminar todo el plástico de la empresa, un buen comienzo es ir un día a la vez. Cada pequeña reducción, es una victoria. Recuerde que los hábitos no son algo que se logra al definir una fecha de inicio y punto, sino que se consiguen a través de repetir constantemente esas pequeñas decisiones a lo largo del tiempo.

 

Ahora ya lo sabe. Tomemos medidas concretas en nuestra empresa para combatir la contaminación por plásticos, ¡está en nuestras manos! Ya lo dijo Jane Goodall: “Lo que haces, hace una diferencia y tienes que decidir qué tipo de diferencia quieres hacer".

Share

Post a Comment

 

Contáctanos

Si deseas hacer una consulta, no dudes en contactarnos. Responderemos lo más pronto posible.

Oficina Central
Dirección: Alajuela, Costa Rica
Teléfono : (506) 2101-3267
Correo : info@consultoriaecos.com

Sello PYME de Consultoría ECOS